1. Mantener una alimentación saludable basada en fibra, verduras, frutas y proteínas por su alto contenido en nutrientes y compuestos. Es recomendable la utilización de aceite de oliva o canola y consumir pescado (rico en Omega 3), así como granos enteros (cebada, trigo integral o arroz silvestre), legumbres, pan y cereales integrales como la avena o el bran. Por otro lado es muy importante evitar la carne y los azúcares.

2. Practicar ejercicio con regularidad para mantener el cuerpo activo y así ayudar a limpiar las arterias y oxigenar el cuerpo. Son ejercicios básicos tales como utilizar las escaleras en vez del ascensor, caminar o ir en bicicleta cuando son trayectos cortos, hacer aeróbicos durante 20 minutos diarios; siempre consultando al médico para que determine la actividad en cada caso. 

3. Realizar el auto examen de seno una vez al mes, 8 días después del periodo menstrual. Cuando las mujeres ya no tienen período, pueden escoger un día en el mes para realizarlo periódicamente. 

4. Visitar al médico por lo menos una vez al año para un control general. 

5. Pedir al médico exámenes diagnósticos anualmente: Ecografía de seno si el paciente es menor de 30 años y Mamografía si el paciente es mayor de 30 años. Nota: Estas medidas ayudan a disminuir el desarrollo de este tipo de patologías. Si esta enfermedad se detecta a tiempo, puede ser curable en un 98% de los casos.