Existen varios hábitos que te pueden ayudar a ser víctima de los efectos ocasionados por el estrés. A continuación te compartimos algunos hábitos saludables positivos que tal vez te interesaría desarrollar para tener una vida más saludable.

  1. Comprométete con una actividad física diaria. La actividad física regular relaja la tensión física y mental del cuerpo. Los adultos físicamente activos tienen menos riesgos de sufrir depresión y pérdida de la memoria. La actividad física puede ser una buena fuente de alegría también.
  2. Acéptalo, hay cosas que no puedes cambiar. Siempre tienes la oportunidad de aprender nuevas cosas. Establece  metas a corto plazo y trabaja para hacerlas realidad.
  3. Acaba con los malos hábitos. Mucho alcohol, los cigarros o la cafeína puede incrementar el estrés.
  4. Cálmate. Recuerda que la vida no es una carrera, planea tus actividades y date el tiempo para realizar las cosas más importantes.
  5. Duerme lo suficiente. De seis a ocho horas son las recomendadas para dormir cada noche. Si no puedes dormir puede ser ocasionado por estrés, ansiedad o depresión.
  6. Organízate. Haz una lista de tus actividades y enfócate en tus tareas más importantes. Toma las tareas grandes de una en una.

Esperamos que estos sencillos, pero muy útiles consejos te sirvan para llevar una vida libre de estrés.