Cualquier empresa o negocio, sin importar tamaño o sector, esta expuesta a un ciberataque.

Hoy día la tecnología esta presente en todas partes; es difícil vivir sin ella. Supone enormes ventajas, pero también riesgos, y aquí las aseguradoras juegan un papel cada vez mayor, ya que los ataques de grupos sofisticados son cada vez más agresivos.

El mundo se está volviendo cada vez más digitalizado, lo que trae muchas
ventajas, pero también conlleva nuevos riesgos que afectan a todos, desde las personas, a pequeñas y grandes empresas y también a los gobiernos. A medida que nuestras economías y sociedades cada vez más globales y digitales se desarrollan, el ciberespacio es un riesgo desafiante y en constante evolución para las aseguradoras.

La seguridad cibernética será potencialmente el mayor riesgo que las empresas puedan enfrentar en el futuro cercano. Con el crecimiento del delito cibernético y la cobertura mediática intensiva de violaciones de la privacidad y ataques de ransomware o “secuestro de datos” durante el último año, las organizaciones de todo el mundo tienen un creciente apetito por transferir parte de su exposición. La creciente demanda de cobertura de seguro cibernético se encuentra en todos los sectores y ya no se limita a instituciones de salud, minoristas y financieras.

Es por esto que, el sector de los seguros puede desempeñar un papel importante para impulsar la madurez cibernética de una economía y ayudar a mejorar la resiliencia cibernética de cada empresa.