El verano es la temporada en la que más nos exponemos a los rayos ultravioleta del sol y estos pueden ser causantes de males como el cáncer de piel cuando no hay protección adecuada. Sin embargo, también es el momento para reflexionar acerca del daño que los rayos solares pueden causar y adoptar las medidas adecuadas para evitar problemas derivados por la exposición elevada.

  1. Evita la exposición al sol excesiva
    tanto solar como artificial (cabinas de rayos UVA) y sobretodo, las quemaduras solares
  2. Revisa tu historial familiar
    La familia es una de las formas más sencillas de evaluar factores de riesgo. Si se tienen precedentes de algún tipo de cáncer o melanoma, la probabilidad de sufrir esta condición se eleva.
  3. Protégete
    Es importante proteger la piel cuando estamos expuestos al sol con gafas de sol, sombreros, gorra, sombrillas y bloqueadores solares
  4. Revisa tu piel
    Los lunares y decoloraciones se deben estar observando cuidadosamente y cualquier cambio debe ser comunicado al dermatólogo.
  5. Come saludablemente
    El cuidado de tu piel también incluye tu alimentación. Existen numerosos estudios que concluyen en que existen diversos alimentos que pueden ayudar a prevenir y protegerte del cáncer de piel.