La vivienda es una de las más importantes inversiones en la vida de una persona. Por ese motivo, resulta tan necesario asegurarla para poder estar preparado ante cualquier contratiempo que pueda llegar a surgir. Esta es la función de los seguros de hogar, un recurso cuyas características no todas las personas conocen, pero que aun así son muy trascendentes.

Los seguros de hogar constituyen un elemento de gran relevancia para la vida familiar. Así como los seguros de vida o los de vehículo, estos seguros de vivienda tienen como objetivo cubrir los gastos que podría llegar a implicar cualquier tipo de imprevisto o accidente; por ejemplo, un incendio o una inundación. En otras palabras, es sinónimo de tranquilidad asegurar la vivienda y su valor, y en ocasiones, también los objetos y bienes materiales que se encuentran en su interior.

Hay distintos tipos de seguros o pólizas para el hogar en función de las diferentes clases de viviendas que existen. Cada tipología está pensada para abastecer las necesidades y los deseos que los clientes pueden tener. Los seguros con póliza de daños son los más básicos de todos y obligatorios en el caso de solicitar un crédito hipotecario. Tienen el propósito de proteger la vivienda en caso de posibles incendios. A esto se le llama la estructura o el inmueble de la vivienda.

Por otra parte, los seguros con póliza multirriesgos ofrecen una cobertura un poco más completa, que no sólo incluye el inmueble, sino además todo lo que se encuentra en ella, como el mobiliario y demás enseres. Normalmente, se tienen en cuenta distintos accidentes que podrían afectar estos objetos, como incendios, fugas de agua o fenómenos atmosféricos. A veces, se incluyen también los casos de robo si se cuenta con esa cobertura.

Se hace necesario remarcar que ante cada caso es indispensable consultar las condiciones de cada cobertura o especificar al agente de seguros qué es lo que se desea incluir. En ocasiones, algunas de las coberturas que más se solicitan son aquellas que cubren los artículos de informática o electrónica; coberturas por animales; defensa jurídica; responsabilidad civil; intento de robo y otros.

Elegir una póliza de seguro de hogar adecuada

Escoger un seguro para el hogar no siempre resulta sencillo, por la simple razón de que existen muchas opciones de cobertura para cada elemento que forma parte de la vivienda. Hoy en día es posible entrar en contacto fácilmente con los corredores de seguros y solicitar un asesoramiento personalizado. De esta manera, y contando con la orientación de un profesional, es posible determinar qué necesidades deben ser cubiertas de forma indispensable.

Ventajas de un seguro

Un seguro para hogar tiene múltiples ventajas, especialmente para algunos casos. Aunque se recomienda contratar una póliza para todas las viviendas, en circunstancias de alquiler, por ejemplo, es prácticamente imprescindible. Si el propietario ha decidido alquilar su casa a otras personas, lo más adecuado sería que la asegure.

Lo cierto es que una vivienda siempre está expuesta a daños, por ínfimos que sean. Un corte general, un cortocircuito, un incendio accidental, la intrusión de un ladrón, la rotura de algún objeto dentro del hogar, son eventos que pueden llegar a suceder con mayor asiduidad de lo que se imagina. Un seguro significa, por esta razón, una protección para estos inconvenientes. 

Asimismo, si ante una destrucción importante la vivienda requiriera de un proceso de reparaciones y reconstrucción, el seguro pretende cubrir todos esos gastos, que en el caso de quedar sólo en manos de los propietarios podría representar una suma imposible de pagar. La intención de estos seguros es que los propietarios de las viviendas puedan resolver los conflictos de la manera más rápida y sencilla posible, cubriendo no sólo los bienes materiales, sino también a los mismos habitantes.